miércoles, 24 de mayo de 2017

Pérdida de patria postestad por poner a los hijos en contra de su padre o madre

1 Comentario
La violencia familiar, uno de los temas más preocupantes no solo para quienes ya formamos parte de lo que yo llamo la secta pañalera, sino para México y el mundo en general es la protección de nuestros hijos, se vuelve prioridad tanto en nuestro círculo familiar como en de las autoridades que están “determinadas” en la protección de nuestra seguridad (no entremos en entrecomillados mal intencionados y continuemos con nuestro tema).

¿Hasta dónde puede llegar a considerarse un acto como violento? Repito es la seguridad de nuestros hijos lo que a su llegada más nos preocupa, y deberíamos pues mantener esta preocupación a pesar de su crecimiento, de su carácter, de su personalidad, de su mala educación, a pesar de un divorcio.

Hablemos de México, tierra de tacos, belleza natural y muchas familias violentas, En México a partir de 2014 en el código civil de nuestra  CDMX, existe una figura que entre los aburridos dedicados al derecho ha creado un poquito de controversia, esta es la alienación parental.

La alienación parental no es otra cosa que la acción de un padre, hermano, tío, abuelo o tutor de un menor de poner en contra de su otro padre para generar desprecio u odio, con ¿qué fin? Habría que preguntárselo a quienes tienen esta forma de actuar, (¿existe razón, o fin valido para esta intención?)
Siendo la alienación parental un delito no podría solo terminar aquí, existen penas y castigos para quien comete este acto de violencia, y si señores, son penas que cumplen con su finalidad de escarmiento, o de prevención del delito y ahora verán por qué:

Supongamos que tengo la custodia de mi Chamaquito, supongamos ahora que yo le digo a mi Matt que su madre no lo quiere, o que es una bruja, que es necia, que es… perdón ya me estaba yendo como hilo de media, recapitulemos, si género odio en el hacia ella, o disgusto, si evito que quiera verla, es ahí donde entra la ley con penas que irían desde quitarme su custodia y otorgársela a su mamá en una alienación moderada, quitarme completamente la custodia y el régimen de visitas para un caso severo, hasta prisión de 6 meses a 4 años si nos ponemos mas quisquillosos, siendo que además según nuestra ley es considerado un síndrome (De acuerdo a los estudios de un tal William Bernet), deberá contar con tratamiento psicológico, mismo que otorgará mi México para su recuperación.

No podemos negar que es un tema que genera muchas dudas, ¿Cómo probar que se genera alienación? ¿En realidad se protege o garantizan los derechos de los niños? ¿Deberías considerarse un acto de violencia? ¿Siendo considerado un síndrome, su importancia se debe a el posible daño psicológico o a la ruptura familiar que se crea con esta figura?

Es nuestra responsabilidad como padres generar lazos que nos unan con nuestros hijos, es cierto que una separación es la última de las opciones que debemos tomar, sin embargo cuando no existe otro remedio que el divorcio, deberíamos recordar que aún les pertenecemos a ellos, que aun trabajamos en equipo por ellos, y que el descalificar a la otra parte nunca traerá cosas buenas para nuestros niños, es nuestra responsabilidad como padres crear niños amados, tanto por quienes tienen la custodia como por quienes tanto la deseamos.

PapáDe1ra...



1 comentarios:

dentadura perfecta dijo...

muy buen articulo!.. soy estudiante de odontologia y no me da mucho tiempo de escribir :) siempre se aprende algo nuevo!